Las acciones desempeñan un papel central en una cartera de inversión, por lo que aprender cómo comprar acciones es tu primera tarea como inversor. Entre 1926 y 2021, una cartera compuesta al 100% de acciones tuvo un rendimiento promedio del 12.3% anual, según Vanguard, casi el doble del rendimiento de una cartera compuesta solo por bonos durante el mismo período.

Paso 1: Abrir una Cuenta de Corretaje en Línea para Comprar Acciones

Una cuenta de corretaje es el lugar más conveniente para comprar acciones en línea, pero no es tu única opción. Si te consideras un inversor práctico a quien le gusta investigar empresas y aprender sobre los mercados, una cuenta de corretaje en línea es un excelente lugar para comenzar a comprar acciones.

Las corredurías en línea ofrecen cuentas tributables y cuentas con ventajas fiscales. Si deseas comprar acciones para financiar tu jubilación, considera una cuenta de jubilación individual (IRA) que te ofrezca ciertas ventajas fiscales, como el crecimiento de tus inversiones con impuestos diferidos y posibles créditos fiscales en tu declaración de impuestos.

Si estás invirtiendo para un momento antes de la jubilación, o ya has alcanzado el límite máximo de tus cuentas de jubilación, considera una cuenta de corretaje tributable. Aunque no ofrecen las ventajas fiscales de las IRAs, tampoco tienen limitaciones en la cantidad de dinero que puedes depositar ni en cuándo puedes retirar fondos.

La correduría en línea que elijas también podría preguntarte si deseas abrir una cuenta de margen. Con una cuenta de margen, la correduría te presta dinero para comprar acciones. Esto permite a inversores experimentados comprar más acciones con menos dinero propio a cambio de algunos costos adicionales y un riesgo mucho mayor.

Planes de Compra Directa de Acciones

Si ya has identificado acciones que te gustaría comprar, puedes considerar un plan de compra directa de acciones. No todas las empresas que cotizan en bolsa participan en planes de compra directa de acciones, pero muchas de las más grandes y populares lo hacen, y no necesitas una cuenta de corretaje para comprar acciones de esta manera. Sin embargo, es probable que se te cobren tarifas adicionales.

Tomemos como ejemplo a Coca-Cola. Puedes comprar una cantidad única de $500 en acciones de Coca-Cola en ComputerShare por una tarifa de $5.00, o configurar al menos 10 compras recurrentes de $50 por una tarifa de $2.50. De cualquier manera, hay una tarifa de procesamiento de $0.05 por cada acción comprada. La reinversión de dividendos conlleva un cargo del 5% del monto invertido, hasta un máximo de $5. ComputerShare redondeará tu inversión con acciones fraccionarias, si es necesario.

Con la disponibilidad de corredores en línea con tarifas bajas o nulas, muchos planes de compra directa han perdido popularidad. Sin embargo, pueden permitir a los inversores comprar acciones de una empresa específica con un ligero descuento, lo que puede ayudar a compensar las tarifas que cobran.

Evalúa cuidadosamente los beneficios de invertir utilizando un plan de compra directa de acciones antes de realizar tu primera compra.

Corredurías de Servicio Completo

Las corredurías de servicio completo ofrecen a clientes adinerados una amplia variedad de servicios financieros, desde la planificación de jubilación y la preparación de impuestos hasta la planificación patrimonial. También pueden ayudarte a comprar acciones. El problema es que las corredurías de servicio completo cobran comisiones elevadas en comparación con las corredurías en línea.

Para personas con recursos y poco tiempo extra para ocuparse de sus complicadas vidas financieras, las corredurías de servicio completo ofrecen un trato especial y un alto nivel de confianza. Si todo lo que deseas hacer es comprar acciones, un plan de compra directa o una correduría en línea son opciones mejores.

Robo-Asesores

Los robo-asesores son plataformas de inversión automatizadas que evalúan tus objetivos financieros, tu horizonte de inversión y tu tolerancia al riesgo. Cuando te registras en un robo-asesor, la plataforma te hace una serie de preguntas para evaluar estos factores y luego invierte tu dinero en una cartera gestionada de fondos cotizados en bolsa adaptados a tus necesidades.

La cosa sobre los robo-asesores es que no estás comprando acciones directamente, estás comprando una cartera de fondos. Algunos de ellos casi con seguridad serán fondos de acciones, como el SPDR S&P 500 ETF Trust (SPY), que busca igualar el rendimiento del índice bursátil S&P 500. Pero otros probablemente serán fondos de bonos, como el Vanguard Total Bond Market ETF (BND), que invierte en valores de renta fija.

Esto no convierte a los robo-asesores en una mala opción para tus dólares de inversión, especialmente si prefieres ser más pasivo en tu enfoque. Solo ten en cuenta que los robo-asesores pueden no ser tu primera opción si deseas comprar acciones directamente.

Paso 2: Investigar Qué Acciones Te Gustaría Comprar

Hay miles de empresas diferentes que ofrecen acciones en el mercado. Esto puede hacer que sea abrumador decidir qué acciones comprar.

Una forma de investigar las acciones que deseas comprar es adoptar una estrategia bien pensada, como comprar acciones de crecimiento o comprar una cartera de acciones con dividendos.

  • Acciones de Crecimiento: Son acciones de empresas que están experimentando ganancias sólidas y rápidas en beneficios o ingresos. Suelen ser empresas jóvenes con mucho espacio para crecer, o empresas que están sirviendo a mercados con un gran potencial de crecimiento. Poseer acciones de crecimiento te permite beneficiarte de continuadas ganancias de precio a lo largo del tiempo, aunque pueden ser altamente volátiles a corto plazo.
  • Acciones de Valor: Son acciones de empresas que se negocian con descuento en la actualidad pero que eventualmente pueden aumentar de precio a medida que el mercado reconoce su verdadero valor. Con la inversión en valor, buscas “acciones en oferta”, con bajos ratios precio-ganancias y precio-valor en libros. El objetivo es comprar acciones que estén infravaloradas y mantenerlas a largo plazo.
  • Acciones con Dividendos: Pagan parte de sus ganancias a los accionistas en forma de dividendos. Cuando compras acciones con dividendos, el objetivo es lograr un flujo constante de ingresos de tus inversiones, sin importar si los precios de tus acciones suben o bajan. Ciertos sectores, incluidos servicios públicos y telecomunicaciones, también tienen más probabilidades de pagar dividendos.

Utiliza un stock screener para encontrar acciones para comprar, cualquiera que sea la estrategia que elijas. Estos te ayudarán a reducir tu lista de posibles acciones a comprar. Los stock screeners ofrecen una amplia gama de filtros y herramientas para descartar empresas que no cumplan con tus necesidades.

Paso 3: Realizar Operaciones en Tu Cuenta

Una vez que hayas financiado una cuenta de corretaje e identificado las acciones que te gustaría comprar, es hora de realizar operaciones.

Antes de hacer un pedido para comprar acciones, debes entender algunos detalles sobre el proceso. Comprar acciones no es tan simple como presionar un botón de compra en una aplicación. Generalmente tendrás que elegir un tipo de orden, que proporciona instrucciones sobre cómo deseas comprar una acción.

Dos de los tipos de órdenes más comunes entre los que deberás elegir son las órdenes de mercado y las órdenes límite:

  • Orden de Mercado: Este tipo de orden instruye al corredor a comprar acciones de inmediato al precio más bajo disponible. El precio actual de las acciones que ves al ingresar una orden de mercado no necesariamente es el precio al que se ejecutará tu orden de mercado; los precios cambian en milisegundos, y solo le estás indicando al corredor que obtenga el precio más bajo disponible.
  • Orden Límite: Estableces tu precio, y la compra se ejecuta solo si la acción cae a ese precio o menos en un período de tiempo seleccionado. Si la acción nunca alcanza el precio especificado antes de que expire la orden límite, tu operación se cancela.

Si tienes un saldo pequeño en tu cuenta pero los precios de las acciones que deseas comprar son muy altos, considera las acciones fraccionadas. Con acciones fraccionadas, podrías invertir tan poco como unos pocos dólares en la acción. Un número creciente de corredores, incluidos Charles Schwab, Fidelity y Robinhood, entre otros, venden acciones fraccionadas.

Paso 4: Utilizar el Costo Promedio en Dólares para Comprar Acciones con el Tiempo

El problema con los mercados de valores es que los precios fluctúan constantemente. Puedes tener en la mira una acción que parece razonablemente valorada hoy, pero ¿quién dice si el precio será más alto o más bajo mañana?

El costo promedio en dólares proporciona una solución a este problema: compra acciones con una cantidad de dinero establecida en intervalos regulares, y es posible que pagues menos por acción en promedio con el tiempo. Esencialmente, el costo promedio en dólares te permite comenzar a comprar acciones de inmediato, con un poco de dinero, en lugar de esperar a acumular tu saldo. Esto mitiga el riesgo de comprar a un precio extremadamente alto o bajo, ya que estás distribuyendo tus compras a lo largo de un largo período de tiempo.

Supongamos que utilizas el costo promedio en dólares para comprar tu acción objetivo a $5 por acción en la primera semana, a $10 por acción en la segunda semana y a $9 por acción en la tercera semana. En promedio, has pagado $8 por acción, mejor que si hubieras comprado todo a $10 por acción, solo para ver cómo baja el precio. Además, invertir la misma cantidad de dólares cada vez te compraría más acciones a $5 por acción que en cualquiera de los otros puntos de precio.

Comprar bajo y vender alto es un mantra para una compra de acciones exitosa que probablemente hayas escuchado más de una vez. Pero practicarlo puede ser psicológicamente desafiante, e incluso para los expertos puede ser muy, muy difícil ponerse de acuerdo en qué es “bajo” y “alto” para una acción determinada. Las compras automatizadas y recurrentes de acciones que utilizan el costo promedio en dólares te ayudan a evitar este desafío.

Paso 5: Pensar Cuidadosamente Cuándo Vender Tus Acciones

El momento ideal para vender tus acciones es cuando necesitas el dinero. Los inversores a largo plazo deben tener una estrategia centrada en un objetivo financiero y un plazo para alcanzarlo. Eso significa que debe incluir un plan para comenzar a utilizar tus inversiones y utilizar el efectivo que has acumulado cuando sea el momento adecuado.

Esto también significa que decidir cuándo debes vender una acción tiene muy poco que ver con lo que la acción o los mercados en general están haciendo en un momento dado. A menos que estés haciendo operaciones diarias y buscando obtener ganancias rápidas, lo cual es mucho más arriesgado que la inversión a largo plazo, ni siquiera tienes que preocuparte por observar los movimientos de precios diarios.

Si estás dudando si deberías aferrarte a una acción perdedora, vuelve a pensar por qué la compraste en primer lugar y decide si algo ha cambiado fundamentalmente. Si no, una caída en el precio podría ser un buen momento para comprar más.

Ventas de Acciones e Impuestos sobre las Ganancias de Capital

Si decides darle a tu corredor la orden de venta, asegúrate de entender las consecuencias fiscales primero. Si el precio de la acción ha subido desde que la compraste por primera vez, es posible que tengas que pagar impuestos sobre las ganancias de capital.

Las ganancias en acciones que has tenido durante un año o menos están sujetas a la tasa de impuestos sobre la renta ordinaria más alta, hasta el 37%, según tus ingresos. Las acciones vendidas después de más de un año están gravadas a una tasa de impuesto sobre las ganancias de capital a largo plazo más baja, del 0% al 20%.

Si el precio ha bajado, puedes usar la pérdida para compensar ganancias que puedas haber obtenido en otras partes de tu cartera. Por ejemplo, supongamos que una acción que posees bajó $10 por acción. Si tienes otra acción que ganó $15 por acción, puedes vender ambas acciones y pagar impuestos solo sobre la diferencia de $5 por acción.

Solo ten cuidado con la regla de la venta de lavado: una vez que aprovechas este beneficio fiscal, no puedes volver a comprar la acción que vendiste con pérdidas, ni ninguna acción similar, durante 30 días.

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *